Colegio Español de Nuestra Señora del Pilar y Santiago Apóstol

COLEGIO ESPAÑOL DE NUESTRA SEÑORA DEL PILAR Y SANTIAGO APÓSTOL
Una institución educativa que tenga como fin llevar las almas para el Cielo educándolas en lo mejor de la tradición hispánica (click aquí para versión en español o aquí para versión en inglés)

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Curso Taller: El Romanticismo

Para aquellos que estén aún interesados en el Curso sobre El Romanticismo y no hayan podido leer la Bibliografía o asistir a la primera clase les cuento que aún están a tiempo de incorporarse mañana jueves 22 de noviembre de 17 a 18:30 en la Biblioteca Derly Calderón (Escuela Iaccarini).

En la clase pasada desarrollamos el tema de las Características generales del movimiento romántico y cómo esas características pueden observarse en la literatura, en la música, en las artes visuales y en la historia.

Hemos considerado que el Romanticismo puede entenderse como un problema pues tiene orígenes y expresiones que lo convierten en un movimiento sumamente interesante y al mismo tiempo contradictorio.

Pudimos observar que nace como reacción contra el racionalismo neoclásico, contra la ilustración y en cierto modo contra los ideales filosófico-políticos que se vieron plasmados en la Revolución Francesa. En este sentido pudimos advertir que hay en el romanticismo un movimiento similar al que se produjo en el barroco, que rechazaba la regularidad racional del renacimiento en pos de una mayor libertad expresiva, dando sitio a otros aspectos del hombre, sus pasiones, sus costumbres y no única y primordialmente la razón que imita al arte clásico. De modo similar el romanticismo se opondrá al neoclasicismo y la ilustración que volvieron a imponer el primado absoluto de la razón humana por encima de otros ámbitos y aspectos de la espiritualidad: como el sentido de la trascendencia, las pasiones, las virtudes morales, las costumbres, la meditación en las profundidades del espíritu. De igual modo que en el hombre individual el romanticismo reclamará un lugar para el ethos nacional, aquello que caracteriza y une a cada nación. Eso que el romanticismo llamó el alma nacional.

Podría decirse entonces que, en este sentido, el romanticismo fue un movimiento generado por una resistencia a la revolución y por la persistencia de ciertos valores atacados en su esencia por la revolución. Es esta la razón por la cual el romanticismo histórico alemán por ejemplo rescató del olvido 1000 años de la historia alemana, toda la época que había sido despectivamente llamada por el renacimiento: "Edad Media" o edad "gótica", como sinónimo de una época marcada por el salvajismo de los "bárbaros" o "godos" que era mejor olvidar. De igual modo, la arquitectura inglesa, francesa, alemana recupera para el arte las formas olvidadas de la época gótica; como la literatura recobra muchos relatos, cuentos, leyendas medievales que habían caído en desuso dándoles nueva vida; o poniéndoles música como en el caso de Wagner. También las artes visuales encuentran gozo en la recreación de las bellezas naturales, en la expresión de la soledad que permite sacar lo que está muy adentro de las entrañas igual que se había desentrañado tanta historia perdida y olvidada.

Sin embargo, como veremos mañana no todo el romanticismo tuvo esa tendencia respetuosa y reverencial hacia el pasado y así se dio un romanticismo que consistió en una yuxtaposición entre el progresismo iluminista y el romanticismo tradicional, anti-racionalista, espiritualista y contrario al empirismo progresista.

Por esto el Movimiento Romántico puede abordarse como un problema conceptual ya que vemos tendencias contrapuestas como las resistencias al liberalismo y la continuidad tradicional junto al liberalismo ilustrado y racionalista que pretende hacer un mundo según los modelos racionales creados por el hombre.

El que quiera sumarse están abiertas las puertas a este taller donde trataremos de encontrar respuesta a esta incógnita que nos presenta el movimiento Romántico. Para finalizar, y a modo de ejemplo para irlo meditando: hemos visto que el Romanticismo nace oponiéndose al racionalismo neoclásico e ilustrado que plasma sus ideales en la Revolución Francesa. Sin embargo, una de las obras más notables y famosas del romanticismo francés es el óleo sobre lienzo de Eugene Delacroix, que se encuentra en el Museo del Louvre:  La libertad guiando al pueblo































El 28 de julio de 1830 los revolucionarios liberales franceses derrocaban al rey Carlos X y provocaban la coronación de Luis Felipe de Orleans, el llamado Rey Burgués. Este episodio será el protagonista del cuadro más famoso de Delacroix, la Libertad guiando al pueblo, obra con cierta dosis de alegoría que recoge un hecho contemporáneo. La mujer que representa a la Libertad aparece con el torso desnudo, porta en su mano derecha la bandera tricolor y en la izquierda un rifle. Le acompañan miembros de las diferentes clases sociales - un obrero con una espada, un burgués con sombrero de copa portando una escopeta, un adolescente con dos pistolas, etc. - para manifestar que en el proceso revolucionario ha existido amplia participación. A los pies de la Libertad, un moribundo la mira fijamente para señalar que ha merecido la pena luchar. Con esta obra, Delacroix pone de manifiesto su ideología y su faceta de pintor de su tiempo. La composición se inscribe en una pirámide cuya base son los cadáveres que han caído en la lucha contra la tiranía, cadáveres iluminados para acentuar su importancia. La vorágine de la batalla se manifiesta en la polvareda que difumina los contornos e impide contemplar con claridad el grupo de figuras que se sitúa tras la Libertad. Los escorzos y el movimiento de la imagen vuelven a recordar el Barroco.

Datos principales



Fecha 
1830

Material 


Dimensiones 
260 x 325 cm.