Colegio Español de Nuestra Señora del Pilar y Santiago Apóstol

COLEGIO ESPAÑOL DE NUESTRA SEÑORA DEL PILAR Y SANTIAGO APÓSTOL
Una institución educativa que tenga como fin llevar las almas para el Cielo educándolas en lo mejor de la tradición hispánica (click aquí para versión en español o aquí para versión en inglés)

domingo, 9 de agosto de 2015

Santa Teresa de Jesús y América



TERESA DE ÁVILA Y LA OBRA DE LA EVANGELIZACIÓN DE AMÉRICA, UNA “EMPRESA ESPIRITUAL”

Cuando estaba finalizando el siglo XV España estaba inmersa en una crisis enorme. Aunque para hablar con propiedad histórica lo primero que debemos decir es que España no existía. Era apenas un conjunto de reinos que disputaban entre sí y donde proliferaba la inseguridad, el desorden, el caos político, moral, religioso.

En ese marco surge en Castilla una persona providencial que fue Isabel La Católica. España unida y fuerte es dada a luz por esta gran reina. Todo renace bajo la influencia de los Reyes Católicos: letras, artes, comercio, leyes, virtudes, religiosidad y gobierno. Por eso podría decirse que son ellos quienes siembran la semilla que dará su fruto en el Siglo de Oro español.


Creo que nadie puede dudar además del papel decisivo de Isabel en el descubrimiento y la conquista como así también en señalar los objetivos misionales de la conquista de América.
Obra en la cual mujeres como Teresa de Ávila, Santa Teresa de Jesús, monja carmelita, entre las cuatro paredes de su monasterio de religiosa contemplativa, acompañó con sus plegarias la obra de los misioneros y conquistadores que fueron explorando y poblando América, que trajeron la fe y la filosofía, la cultura de Occidente y el derecho. ¿Y por qué Teresa de Ávila podía interesarse por nuestra suerte? Porque su hermano y gran amigo Rodrigo, con el que alguna vez de niños se habían escapado de casa para ir a morir mártires, era uno de los hombres españoles que participaba de la empresa de evangelización y poblamiento de América aquí en el Río de la Plata.
 Todos los hermanos varones de la Santa estuvieron en América y varios murieron en estas tierras. Su hermano Rodrigo de Cepeda, viajó a las Provincias del Río de la Plata en 1535 donde murió en 1537 o 1543 en manos de los indios. Lorenzo de Cepeda y Ahumada era vecino de Quito, en las provincias del Perú, estuvo en Pasto, Quito, Piura, Portoviejo, Guayaquil, Popayán, Cuzco. Tuvo familia en América y regresó a España poco antes de morir. Hernando de Ahumada viajó al Virreinato del Perú, se radicó en Pasto (Colombia) donde murió. Antonio de Ahumada viajó al virreinato del Perú, donde murió en 1546. Pedro de Ahumada se estableció en el Perú, allí se casó y regresó tardíamente a España donde falleció en 1589. Jerónimo de Cepeda también vivió en el Perú, estableciéndose por muchos años en Quito. Agustín de Ahumada vivió diez años en el Perú, catorce en Chile, fue nombrado gobernador del Tucumán pero falleció en Lima antes de asumir. Su hermana Teresa vivió especialmente preocupada por él, ya que combatió durante largos años en la Guerra del Arauco. En las "Relaciones" Cap. 20, Santa Teresa hace en 1571 el siguiente comentario respecto a su hermano Agustín, residente en Chile: "Estando yo un día después de la octava de la Visitación encomendando a Dios a un hermano mío en una ermita del Monte Carmelo, dije al Señor, no sé si en mi pensamiento: «¿Por qué está este mi hermano adonde tiene peligro su salvación? Si yo viera, Señor, un hermano vuestro en este peligro, ¿qué hiciera por remediarle? Parecíame a mí que no me quedara cosa que pudiera, por hacer”.

¿dónde están estos datos?

YÉPEZ, Diego de. Vida de Santa Teresa de Jesús, (Madrid, 1615) Buenos Aires, Emecé, 1946.
 PÓLIT LASO, Manuel María. Los hermanos de Santa Teresa en América. Quito, Imprenta del Clero, 1925.